6 de noviembre de 2007

Tenía ciertas dudas de decirle a Alejandra lo que lo motivaba la piel que asomaba entre el dobladillo de su camiseta corta y el vaquero cuando se agachaba a buscar la cerveza que compraba cada noche en su veinticuatro horas. Luego pedía Nevada y sentía lo mismo por el ombligo adornado con una pequeña perla de plata, y sobre todo con el misterio del tatuaje que aparecía en la curvita del hueso de la ingle que nunca había visto entero. Pagó luego de charlar unos minutos como hacía siempre. Vivía solo en un apartamento de un ambiente.

Como cada noche, descolgaba los calzones y las medias del tendedor improvisado en el riel de la ventana del living. Después apagaba la luz del techo, prendía la portátil ámbar y ponía un disco. Con la ducha y música al mango limpiaba el aburrimiento de oficina depositado en su piel.

Destapó la cerveza y se echó un trago frío y largo. Miró la vista abierta del barrio de casas y edificios bajos que se veían celeste ceniza a la luz de la imponente luna blanca y llena que parecía apoyarse en el tanque de agua del único edificio alto y solitario.
Con la toalla de taparrabo se sentó a revisar sus mails. Prendió un Nevada y luego echó una gran bocanada de humo azul al monitor. No había mensaje que le dieran ganas de contestar.

Bebió la mitad de la cerveza y la guardó en la heladera con una cuchara de té como tapón para conservar la presión, y salió a dar una vuelta por el barrio.

Hacía frío y no había gente en la calle ni hojas en los árboles. El mercurio pintaba de naranja la soledad, y el viento hacía rodar papeles y las hojas que faltaban en las ramas peladas. Sin querer se vio pensando en que nunca había encontrado guita en la calle, justo cuando bajó la vista y aplastó por reflejo con la bota derecha lo que parecía un billete. Efectivamente era un billete. Mil pesos nuevos con la Juana de Ibarbourou más hermosa jamás vista.
¡Bien al menos hoy soy afortunado en el dinero!

Paró un taxi y fue directo a su boca. Se compró tres papeles y volvió a su casa. Antes pasó a ver a Alejandra y le pidió una botella de Smirnoff y un Jim Porter. Ambos productos estaban a la altura de sus hombros, así que no hubo movimiento corporal. En su living sonaba “Walk On The Wild Side” y él miraba durísimo por la ventana, el paisaje de azoteas vacías evaluando que no encaró a Alejandra por saber que, el que es afortunado en el dinero no es afortunado en el amor. Al menos hoy encontró una excusa.
A partir de ese día decidió comprar sólo cerveza y Nevada en el kiosco de Alejandra.


Pedro Dalton

Vayan a la fuente.

·freeway·

11 comentarios:

milena dijo...

Muy buen relato. Me gustó.
Pero me pasa que, al leerlo, me es dificil despojarme de la imagen de Pedro, como personaje, más allá de que sea en 3ra persona. Imagino, como que Pedro sufriera un desdoblamiento de su persona y hablara de otro, pero en realidad es el...no se..tal vez a la hora de escribir esto, haya tenido intención de hacer ajenas sensaciones propias..o en el mejor de los casos escribió lo que le pintó, y esto es fruto, de pura imaginación.
En fin...estoy divagando..

milena dijo...

Gracias Ezequiel!

Duroc dijo...

Ché, alguien tiene idea de a cuanto estan las entradas para La Hermana Menor este viernes 9 en BJ? Pregunto nomás...

Anónimo dijo...

ni idea, pero alguien me comento no hace mucho tiempo que el del blog de dragonlieder es el cantante de la banda. su blog es un desparramo de egolatria pero la banda esta muy buena.

Agustin Acevedo Kanopa dijo...

Desde mi punto de vista, Dragonlieder es un gran blog y Fuckyoutiger, su predecesor, es lo mejor que se ha hecho en este formato (al menos por estas latitudes).
Creo que evaluar la personalidad del autor queda muy por debajo de la calidad de los posts.

candida dijo...

Tal lo apuntó kanopa los dos blogs que ha tenido hasta ahora benito son excelentes.
Estamos hablando de uno de los mejores letristas del Río de la Plata. Es muy interesante el desarrollo que da a los temas que toca en sus posts y como hilvana un tema con otro.
Si te gusta mismo LHM deberías replantearte lo que opinas de él sólo por lo que leíste que escribe, aparte quien escribe es uno de sus tantos alter egos (benito) no Gonzalo Curbelo (nombre del Tussi, cantante de LHM).
Es más, justo ahora me estoy dando la dosis diaria de Todos estos cables rojos.....

Duroc dijo...

Confirmado por gente de la misma banda, me comentaron que las entradas estarán a a 70 pe, supongo que en la puerta de Bj. Olvide preguntar ese detalle. Sobre lo de Tussi como letrista es bastante bueno y LHM tienen un muy buen nuevo disco y espero que den tela para cortar. Y terminando digo que sus letras están bastante bien pensadas y los títulos de las canciones, imagenes, etc... Pero para mi el mejor letrista de la música uruguaya (igual odio las comparaciones) es "Peter the painter" La verdad es que no sé si alguna vez alguna banda uruguaya (del Río de la Plata los Redondos en varias ocasiones) llegará a tales límites con letras y climas como los de "Climático musto", "HIV" y la demencial y eterna "La isla", entre otras. Saludos a la monada.

candida dijo...

Evidentemente que Dalton Fernández es otro de los grandes letristas de por aquí. Una cosa no invalida la otra y son bien diferentes como para poder disfrutar de ambos.

Agustin Acevedo Kanopa dijo...

Una banda reciente con letras muy interesantes es Carmen San Diego.
Extraigo esto literalmente de una crítica que hice de ellos en la revista Dodo (de paso largo el chivo: Revista Dodo se vende a 10 pesos en Montevideo Agoniza, Fotocopiadora Azul-Tristán Narvaja y Uruguay-, Helter Skelter Records -puesto de Ernesto en Feria de T.N- y Tiempo Funky)
Acá va:

Carmen San Diego (http://www.myspace.com/dondeenelmundo).
Al comienzo, lo primero que uno siente al escuchar la canción Balada Ochentas es una ligera incomodidad ante las entradas y salidas off tempo de ciertos instrumentos. Sin embargo, a medida que el oído se acostumbra (sobre todo a esas palmas provenientes de una máquina de ritmos), uno comienza a entender que el sonido no podría ser de otra manera y, casi sin saberlo, uno comienza a adentrarse en el pequeño universo de Carmen San Diego. Dúo montevideano, posee un carisma inimitable por la mayoría de las bandas del rock nacional, desesperadas por buscar el brío en terrenos archi-aburridamente explorados. Carmen San Diego ofrece un espectáculo íntimo, con letras recitadas como las confesiones de un amigo en el living de tu casa, con letras cargadas de cultura pop (en el buen sentido de la palabra) y sitios conocidos de nuestra cotidianeidad, que sin embargo pocos músicos llegan a visitar a la hora de componer un tema.Como principal mérito podría rescatar eso, la arquologia en los pequeños movimientos, las pequeñísimas circunstancias de la vida urbana montevideana que escapan las plumas más ontológicas o barderas de la mayoria de los musicos del rock nacional. Lo gráfico y explícito cuajan perfectamente con los temas, sin producir ninguna incomodidad, incluso en canciones con claras referencias a la sexualidad. Las composiciones logran que en su austeridad sean confortables, con xilófonos, pianitos de juguetes y perros gimientes que entran y salen de escena, trayendo reminiscencias del simpático cuasi noise de Ariel Pink. En fin, quienes estén interesados en esta hermosa banda, les avisamos que Carmen San Diego editó un EP llamado Vida Espiritual, donde podrán encontrar todos los temas de su repertorio.

lele dijo...

De que habla la revista??
Si paso por ahi capaz que la compro.

Agustin Acevedo Kanopa dijo...

Es una revista de una lógica un tanto esquizofrénica: puede saltar de un serio análisis de Rimbaud a chistes absolutamente absurdos.
Igual, hay una clara preferencua hacia la música, con entrevistas relativamente largas a algunas bandas (en el primer número se la hicimos a Hablan por la Espalda, en el segundo a Malpaso)